Category Archives: Sin categoría

Post

Dub: Una revolución musical. 2ª parte

Posted on 3 Mayo, 2012 in Sin categoría by inyaki

(continua de la primera parte)

La historia de los sound systems pioneros está ya suficientemente bien documentada en otros artículos aunque no parezca que sean capaces de ponerse de acuerdo sobre si el primer sound system fue Goodies, Count Nick The Champ o Tom The Great Sebastian. Lo que está claro es que estos ‘’sounds’’ empezaron como una alternativa mas barata y simple a las actuaciones de bandas en directo, para en poco tiempo generar toda una escena propia que alteraría la jerarquía musical y financiera de la Isla. Los “soundmen” (dueños de los “sounds”) al estar más cerca del fan de a pie (vivían en las mismas calles), eran la personificación misma de esa mezcla tan dispar (una combinación de fan de la música, trapicheador y empresario) que sería el modelo más comun para el negocio de la música jamaicana en los años venideros.

Festival callejero con los principales Sounds y bandas de Ska. 1965

Como la escena de “sounds” empezó de la nada (no había antecedentes a este innovador concepto), no tenía unas concepciones preestablecidas o reglas a seguir, y así, en la atmósfera altamente competitiva de los bailes [Nota: en inglés al igual que en castellano se le llama “dance” tanto al acto de bailar como al lugar en sí donde esto ocurre, o sea en el “baile”. Originariamente en salones de baile, llamados “dancehalls” o también “dance lawns” ya que en Jamaica en su mayoría se hacían al aire libre en los zonas ajardinadas,… ) que tenían lugar en aquellos primeros días se las arreglaron para crear sus propias normas. Basta con decir que no sólo estos hombres (y otros como ellos) inventaron el concepto de la “discoteca móvil”, sino que se adelantaron en varias décadas  a las escenas de británicas de “northern soul”, “rare groove” and “deep funk” y el obsesivo afán de buscar “nuevas” canciones, lo más raras y exclusivas posible.

Count Matchuki, el pionero pinchadiscos del Sound Tom the Great Sebastian afirmaba que fue el quien inició esta obsesión por buscar temas desconocidos al tomar una noche la inusual decisión de poner las caras B de la colección de discos de Tom. Al parecer, la audiencia, al oír estas canciones por primera vez, respondieron con entusiasmo, creyendo que su Sound favorito había desenterrado un tesoro de canciones desconocidas.

Hay que decir que, con la perspectiva que nos da la distancia temporal, esta  historia de la innovación casi accidental de Matchuki bien podría ser una leyenda urbana, un cuento aceptado con el tiempo como verdad de tanto ser citado, pero lo que es desde luego cierto es que los soundmen jamaicanos establecieron ya las prácticas tan comunes de tapar las galletas (“labels”) de los grabaciones donde (aparece impreso el nombre del artista y el titulo de la canción) para así confundir a los rivales, cambiar los títulos y viajar miles de kilómetros a los EEUU para obtener discos (a veces pagando grandes sumas de dinero) que, por una razón u otra, no habían sido más que éxitos locales algunos años antes (o incluso fracasos de ventas) en sus ciudades de origen.

Count Machuki

La mayoría de la música que se pinchaba en los Sounds pioneros de aquellos años 50 era R&B (el Rhyhm & Blues original) de procedencia norteamericana. Los jamaicanos lo llamaban simplemente “Blues” y a los bailes por tanto los llamaban “blues dances”. Por entonces, como también ocurre ahora, si el disco tenía el tipo de ritmo adecuado (bailable) se pinchaba sin más, aunque decenas de estos temas del llamado “blues” de aquella época que son considerados como clásicos en los círculos jamaicanos, eran en realidad completamente desconocidos para todos, excepto para los coleccionistas más exhaustivos de Rhythm & Blues.

Después de haber iniciado, y alentado, un objeto de culto para sus exigentes fans (  conocedores y partidarios  ferozmente leales) los “sound men” se encuentran con un obstáculo. Y es que simplemente, para finales de los años 50 los norteamericanos habían dejado más o menos de hacer R&B “tradicional”, y se concentraban en una nueva variante más rápida, más comercial (y nos atreveríamos a decir que más “blanca”). Este emergente estilo, el “Rock & Roll”, no era del todo del gusto de los jamaicanos. Los tempos eran demasiado acelerados y les faltaba ese toque “cool” (ese temple pausado y sin prisa) necesario para los “hipsters” (los personajes que siempre están a la última) de Kingston, y muchos de estos discos eran rechazados en favor del más viejo estilo R&B. Curioso este fenémeno porque es la variante inversa a las escenas que surgirían décadas más tarde en Gran Bretana en las que los fans blancos buscaban discos descatalogados de música negra y donde se preferían casi invariablemente los más acelerados.

A pesar de que era posible conseguir en Jamaica una selección decente de R & B, Jazz, o música Pop, esta no era suficiente como para satisfacer a los obsesivos fans de los “blues dances” autóctonos. La gente que operaba los Sounds no solo mantenían celosamente en secreto sus discos más exclusivos con prácticas como tapar los titulos (practicas que perduraron durante décadas) sino que ahora tenían que pagar incluso precios más altos por las canciones más demandadas. Tiendas especialistas como la de Jack Taylor (que llevaba una tienda en Orange street), Savoy Riley (cuyo local estaba en Water Lane)  y el “marinero” Admiral Cosmic (“Almirante Cósmico”) subían sus precios y obtenían cada vez precios más estrafalarios por 78s raros, mientras que otros soundmen (como dos jóvenes promesas: Duke Reid y Sir Coxsone) cada vez estaban encontrando menos temazos (“big tunes”) que valiesen la pena en sus viajes a Estados Unidos. También hubo un pequeño pero significativo número de ediciones de discos piratas en circulación, 78s sin galleta ( los llamados “white labels”) que habían sido prensados en Jamaica copiando los raros originales de EE.UU.

Ken Khouri / Duke Reid y su sound system

La historia de cómo Duke Reid obtuvo su propia copia de Willis Jackson “Later For Gator” es legendaria. Este tema era exclusivo de su rival Coxsone y desde hace mucho tiempo era su “himno”. Cuando Reid consiguió su copia se lo puso una noche por sorpresa después de burlarse de él varios días.

A medida que los buscadores de discos exclusivos trillaban los catálogos americanos y las listas de referencias descatalogadas, más y más de los antiguos “exclusivos” eran descubiertos y perdían su status de rarezas y su carácter de exclusividad personal. Se soponía que ningún soundman podría mantener su posición pinchando temas que cualquier rival podía poner también, así que no pasó mucho tiempo antes de que los operadores de los sounds con más visión se dieran cuenta de que tendrían que hacer su propio Rhythm&Blues ellos mismos y allí mismo, exclusivo y con denominación de origen jamaicana.

Muchos de los jóvenes cantantes noveles que estaban tratando de saltar a la fama participando en concursos de nuevos talentos, eran también aficionados y seguidores empedernidos de los Sound Systems. Para ellos era un sueño poder escuchar un día sus propias voces a todo volumen saliendo de de los altavoces ( parlantes ) de su Sound favorito junto con Wynonie Harris, Smiley Lewis y el resto de sus héroes musicales del R&B norteamericano. Pero en Jamaica también había desde muchos años antes una escena de músicos tocando en big bands, combos de Jazz y bandas de hotel formadas por músicos tan deseosos de mostar su talento como los cantantes primerizos. Desde el punto de vista de los soundmen, lo mejor de todo era el hecho de que esta nueva actividad de grabar a artistas locales les garantizaba la absoluta exclusividad de una canción. Después de todo, si te lo has hecho tu, ningún rival puede pincharlo a no ser de que les des una copia en acetato (o de que te lo roben!).

En 1959, cuando los productores jamaicanos habian comenzado a grabar talentos locales, grandes tiendas como la de Stanley MottaChin’s Radio, o negocios más pequeños como Hi-Q, Saboy, Downbeat, Edward’s, Clock Tower y la Caribbean Distributing Company, todas ellas anunciaban la venta de “big tunes” (temazos, bombazos, pedradas, pepinos… ) y  también tenían en stock ” los Blues mas recientes ” (” latest Blues “) tanto en 78 como el reciente formato de 45rpm. Incluyendo clásicos tan populares como “Over & Over ” de Bobby Day , “Sea Cruise” de Frankie Ford y “Kansas City” de Wilbert Harrison. En estos anuncios promocionales no se mencionaban grabaciones realizadas en Jamaica aparte de algunas grabaciones de Calypso de Count Owen, Lord Tanamo y varias steel bands, “One Night In Mexico” de Laurel Aitken & His Afro-Cuban Band, y una notable excepcion, “Boogie Rock” de Laurel Aitken, un exito del estilo “Blues” jamaicano lanzado por el sello Caribbean Records.

Aunque Stanley Motta ya había grabado unas pocas canciones de R&B en su estudio, para 1960 había dejado el negocio, al contrario que Ken Khouri, quien había vendido su viejo disc-cutter y se había comprado un magnetófono profesional de 1 pista con el que se grabarían muchos temas de R&B ( y clásicos de Ska) en su nuevo estudio: Federal. En aquella época su única competencia era la emisora de radio RJR (Radio Jamaica Redifusion) que tenía otra máquina de 1 pista instalada en su estudio y se podía alquilar para realizar grabaciones. Los técnicos de sonido de la emisora eran el australiano Graham Goodall y un joven aprendiz jamaicano llamado Lynford Anderson (conocido posteriormente como Andy Capp).

Graham Goodall, ingeniero para Coxsone en Federal 1962

Según avanzaba la década de los 60 aumento el número de estudios en Jamaica: Tras la estela pionera de Federal y RJR siguieron el de JBC (Jamaican Broadcasting Corporation, era la otra estación de radio), Studio One en 1963 (cuyo nombre real era Jamaica Recording and Publishing Studio, otro studio de 1 pista ubicado en un edificio que anteriormente había sido un club nocturno llamado The End), más tarde WIRL (West Indies Recording Limited) y Treasure Isle en 1966.

A finales de la década se abrieron 2 estudios mas: Randy’s y Joe Gibbs. Todos compitiendo entre ellos por las ventas de discos (cada uno con sus propias producciones y sellos) y también, aunque en menor medida, alquilándolos a los productores independientes que carecían de sus propias instalaciones para poder grabar

La mayoría de los primeros estudios habían actualizado su equipo de 1 pista (en mono) a máquinas de 2 pistas para mediados de la década e incluso a 4 pistas antes de acabar los 60 (WIRL fue el primer estudio de 4 pistas en 1966) Por supuesto, estas grabadoras ya habían sido superadas en los Estados Unidos por magnetófonos (grabadores) de 8 pistas, lo que refuerza la tónica general del retraso de la tecnología del estudio en Jamaica, siempre a la zaga de los Estados Unidos por lo menos en cinco años (o incluso 10).

Mesa de Federal studio en 1969 / Mesa de WIRL studio en 1968

Desde su creación,  la grabaciones en Jamaica tenían lugar en un espíritu imbuido de practicidad. Eran imperativos una combinación de rentabilidad económica, junto al mejor uso posible del tiempo y talento disponible. En otras palabras, la banda tocaba, los cantantes cantaban y el ingeniero de sonido registraba el mejor balance ( la mejor mezcla ) que podía obtener en el menor tiempo posible. Las complejas técnicas que se empleaban en los bien equipados estudios ingleses y norteamericanos no parecían ser considerados como relevantes para el crudo sonido del Ska (influenciado por el R&B y jazz de EEUU). Cuando comprabas un disco escuchabas lo que realmente había sido tocado en el estudio, con errores y todo. Incluso las técnicas básicas de edición de cinta (como el cortar la primera parte de una “toma” y pegarlo a la segunda parte de otra para lograr así un producto final más “perfecto”) eran prácticamente desconocidos en Jamaica. Syd Bucknor (técnico de Studio One en aquella época) afirma que una vez corrigió un error en mitad del tema “Rude Boy” (de The Wailers) cortándolo y editándolo y que, gracias a su labor, no fue lanzado como una cara B. Pero incluso él admite que esto era casi una ocasión excepcional.

Syd Bucknor en los 80 ( foto propiedad de Urban Image )

Del mismo modo, trucos de estudio utilizados comunmente en la música Pop como el “phasing” (efecto de modulación característico del Rock Psycodélico de aquella época en el que la señal de audio se dobla y se le aplica un retraso a la copia mientras suenan simultaneamente ) y el ‘’flanging’’ (un efecto similar pero mezclando la señal original con una copia a la que se le aplica un breve retardo pero  con la particularidad de éste varía de forma periódica) no fueron nunca usados. No obstante, hay quienes sostienen que ese sonido (con phasing) que se oye en algunos instrumentales de Ska causado por el efecto off-azymuth (erronea calibración de los cabezales) es intencionado.

También los populares efectos de reverberación (reverb) y el retardo (delay) se utilizaron sólo con moderación (por lo general en la voz o los vientos).

Se escuchan los primeros efectos “made in Jamaica” en grabaciones como ‘’Headache’’ de los Ethiopians, se utiliza un innovador efecto de eco en la batería durante el solo instrumental (que probablemente fue añadido ” en vivo “durante la grabación).

El tema “Cool Night’’ del quinteto The Jamaicans  y ‘’Right On Time’’ de The Sensations (donde se añade retardo con eco a los instrumentos de la sección ritmica: piano, guitarra y organo) y el tema “Rock & Shake” de Prince Buster, donde se aplica eco a toda la base rítmica e incluso a las voz hablada (con silbidos).

Ecualizadores Pultec EQP1. Foto de Jim Reeves

Estos ejemplos son rarezas en realidad, y no se podría decir que dieran origen a una tendencia a seguir. Mientras que los grandes productores del Pop tenían a su disposición racks (columnas) con los efectos de válvulas clásicos y diversas unidades para procesar audio que les ayudaban en su búsqueda por el no va más en complejisimos paisajes sonoros, en Jamaica, los ingenieros que registraban en los estudios estaban todavía controlando los “faders” (niveles de los canales) de las voces manualmente sin tener ni siquiera compresores, y en general haciendo  su trabajo eficientemente. Por otro lado, no es sorprendente que muchos de los estudios hubieran invertido dinero en adquirir un ecualizador Pultec para reforzar el bajo y la bateria (elementos cruciales en el sofisticado gusto jamaicano). Durante las primeras dos décadas de la música grabada en Jamaica,  el Ska, el Rocksteady y el Reggae fueron grabados de una forma más “real”, más “en vivo” que cualquier otro estilo de música popular contemporánea.

Continuará……..

Post

Dub: Una revolución musical. 1ª parte

Posted on 6 Marzo, 2012 in Sin categoría by inyaki

El primer artículo es este escrito por Chris Lane hace un par de años y titulado: Dub – A Musical Revolution. Es lo mejor que he leído en 30 años sobre el origen del dub, sobre todo por lo cualificado que está su autor.

La mayoría de las personas que escriben sobre el Reggae son coleccionistas o periodistas pero no son músicos o técnico de sonido capaces de producir discos o incluso mezclar Dub. Chris Lane es la excepción, él es todas esas cosas y tiene por tanto ambas perspectivas, contando con cuatro décadas de trayectoria profesional.

Chris es una de las primeras personas en escribir sobre Reggae con verdadero conocimiento, respeto y seriedad, un auténtico pionero en este área (desde 1973 una época en la que la prensa musical británica no tomaba en serio aun la música jamaicana)  y también una de las pocas personas que escribe con la experiencia personal de saber cómo funciona el proceso de grabación, producción y mezcla de música jamaicana. A parte de eso es una de las personas más humildes y normales que uno se pueda encontrar.

Este afable inglés, fanático del Reggae desde 1969, empezó a viajar a Jamaica en 1973 cuando solo tenia 17 años, visitando por entonces los estudio de King Tubbys y Black Ark, (el mítico estudio de Lee “Scratch” Perry aun no acabado de construir era donde este adolescente dormía  para ahorrarse así gastos del hotel y poderse comprar mas discos!). También visitó a sus amigos Bob MarleyBunny LeeKing Tubbys, el propio Perry, etc. Todos ellos fascinados, sin duda, por el conocimiento de este jovencísimo entusiasta llegado de Londres, algo muy inusual por entonces cuando la gran mayoría no sabíamos ni quien era Bob Marley ni de la existencia del Reggae.

En este detallado y exclusivo artículo (que aunque fue escrito en inglés solo ha sido publicado en francés anteriormente) Chris revela el origen del Dub a partir de la peculiarisima evolución y de la música jamaicana. Lane aclara que muchos de los conceptos que a veces se creen recientes en realidad llevan décadas existiendo (aunque quizás con distintos nombres) y analiza los desarrollos tecnológicos que dieron lugar al Dub.

Es un gran artículo de divulgación  pero en parte para iniciados ya que presupone un conocimiento de la historia de la música jamaicana y estar algo familiarizado con con la jerga (y los tecnicismos) de los estudios de grabación. Teniendo esto muy en cuenta, y dado que no se trata de que lo entiendan solo los profesionales de la música ( ¡ y aburrir al resto de los mortales !) sino todo el mundo, le he añadido algunas explicaciones de cosecha propia al traducirlo (creo que así se entiende mejor) y también este prefacio. En cualquier caso (y esto si que es una de las cosas buenas de internet) se pueden hacer búsquedas de las palabras que no entendemos… pero cuidado con fuentes como Wikipedia… que a veces dicen muchas boludeces ( ¡ como dicen en Argentina!).

Le pedí a Chris su permiso para divulgarlo en castellano y aprovechamos la ocasión para corroborar algunas detalles, retocarlo y actualizarlo. No he incluido su versión original en inglés ya que esta contratada para aparecer en una revista especializada en unos meses.

Dub: King Tubby en su legendaria mesa

¿Que es el Dub?

Básicamente es un estilo de música del Reggae creado por los técnico de sonido jamaicanos a principios de los años 70 y que consiste en la manipulación (en la mesas de mezclas) de las grabaciones, reformándolas y reconstruyéndolas por medio de múltiples efectos: ecos, reverberaciones, retardos (delays), etc. Un proceso o técnica de estudio en la que se cambia el centro de gravedad de la música, poniendo en primer plano el bajo y la bateria, prescindiendo de manera intermitente de voces y solos instrumentales.

Hoy por hoy el Dub es considerado por muchos musicólogos como una de las más importantes aportaciones creativas a la musica popular de la segunda mitad del siglo XX. Un sonido genuino e intoxicante que ha trascendido la música jamaicana proyectando su influencia sobre multitud de géneros y manifestaciones de música popular contemporáneas.

A veces muchos periodistas y musicólogos sobre-intelectualizan la música y desestiman lo engañosamente simple y orgánico que puede ser el proceso creativo. En realidad el Dub fue creado de una forma orgánica y espontánea por un puñado de personas que no aceptaban las reglas establecidas, no se creían los dogmas musicales y no prestaron demasiada atención a lo que estaban haciendo.

Estos analistas también se obsesionan en encasillar y clasificar. Buscan términos y definiciones de algo que está en continuo desarrollo, y así ignoran la evolución temporal. Personalmente creo que la música es como un lenguaje en continua evolución y al igual que los idiomas y modismos evolucionan con su uso diario, la música evoluciona y está en una evolución permanente.

Las primeras mezclas Dub no eran realmente muy distintas de las llamadas “versions” (versiones instrumentales) que existían de facto desde mitad de los 60 y fueron introducidas como caras B en 1969. Editar estas versiones fue un hábito adoptado por los productores por 2 motivos: primero para responder a la demanda generada por los deejays (por entonces llamados “toasters”) a quienes estas versiones instrumentales les proporcionaban un espacio para improvisar sus impactantes rimas y verborrea rítmica, y por otro lado, los productores encontraron una manera conveniente de evitar el gasto y la molestia de grabar nuevas canciones para su uso como caras B.

El Dub es un ejemplo más de la legendaria habilidad de los jamaicanos para la optimización y el reciclaje de sus escasos y rudimentarios recursos. Usando su creatividad y talento ( y la música como materia prima)  convierten la mesa de mezclas y el estudio en una herramienta creativa, transformado deshechos en obras de arte.

Les daban igual las reglas y normas, tiraban a la basura los manuales y es que,  a fin de cuentas,  su prioridad era que el resultado  gustara a su audiencia,  que sonara ” bien ” y… que la gente lo bailase, eso era lo verdaderamente importante!

Crucial Bunny en la mesa de Channel One ( foto de S. Morgenstierne)

Aquí está el artículo:

                                                UNA HISTORIA DEL DUB

Prolegómenos:

Para apreciar plenamente el crecimiento y desarrollo del fenómeno del Dub puede ser conveniente saber un poco de la historia y conocer algunas de las técnicas necesarias para la grabación de la de música popular del último siglo.

Desde que Edison inventase el fonógrafo en 1877, posibilitando que por tanto que el sonido de la música pudiera ser almacenado, copiado y comercializado, el proceso se ha mantenido en general igual. Primeramente los cilindros, y después los discos de gramófono, se habían hecho grabando (registrando el sonido) de los artistas y músicos directamente en discos de acetato (acetates), también llamados disco de laca (wax discs) que eran enviados a las fábricas para ser procesados (y manufacturados), sin casi ningun tratamiento, así que la “toma” sonora que había sido elegida como el master era lo que el público escuchaba cuando fuese puesto a la venta. Cuando los técnicos de grabación estadounidenses y británicos tuvieron acceso a los magnetófonos grabadores capturados a los alemanes tras la Segunda Guerra Mundial ( foto adjuntada ), se desarrolló la moderna grabadora de cinta y así durante los años 50 se hizo cada vez más común que la música comercializada se grabara en un formato de cinta magnética en lugar de hacerlo directamente en el disco.

Con la resultante mejora en la respuesta de frecuencia y rango dinámico, se hizo más práctico anadir “over-dubs” (grabar añadidos posteriormente a lo grabado anteriormente) de partes instrumentales o vocales adicionales mediante la transferencia de lo ya grabado en el magnetofón a un segundo magnetofón, mientras que al mismo tiempo se le añadía otra parte tocada o cantada “en vivo”.

A pesar de que el uso de cinta magnetofónica despertó la imaginación de los productores pioneros más innovadores de Pop y  Rock & Roll, ya que ofrecía la posibilidad de ser editada, acelerada o ralentizada, ser reproducida en dirección contraria ( hacia atrás ), o incluso ser utilizada para crear efectos de eco, etc… el proceso de sobredoblaje (overdub) sólo permitiría que muy pocas capas de registro sonoro se pudiesen añadir sin que disminuyera muy notablemente la calidad del audio, y en cualquier caso, todas estas grabaciones eran siempre en mono, porque los cabezales tenían sólo una “pista”. Sin embargo, Les Paul, el genio de la guitarra, quien ya fuese pionero en el arte del overdubbing utilizando los discos de acetato, ya usaba entonces magnetofonos de cinta para conceptos sonoros más avanzados como el ‘phasing’, y el eco, etc. Les Paul se construyó el primer grabador de ocho pistas  y lo estaba usando para grabar una serie impresionante de éxitos. No pasó mucho tiempo antes de que la industria discográfica se diera cuenta de la importancia de estas nuevas tecnologías y así, a principios de los 50, la compañía Ampex comenzó a suministrar grabadoras de 2 pistas (estéreo) a los principales estudios de grabacion norteamericanos.

Estos nuevos aparatos de 2 pistas abrieron muchas opciones para la nueva generación de creadores de música, y la década siguiente traería aún más avances en ingeniería de sonido como magnetófonos de tres, cuatro e incluso de ocho pistas. Los productores y los ingenieros (técnicos) de sonido encontraron nuevas formas de grabar música, siempre tratando de crear un sonido que fuera más limpio, más grandioso, más brillante y con más pegada que sus competidores, y al lograrlo, consiguieron que su contribución en los discos fuese tan importante (en algunos casos incluso más!) que los propios artistas o interpretes acreditados como autores en las portadas.

Muchos productores, ingenieros y estudios desarrollaron sus propios sonidos con un sello personal reconocible, y a finales de los años 60 la mayoría de los fans del pop podía reconocer el trabajo de los productores y las disqueras (compañías discográficas) más distintivas sólo por el sonido que salía de sus radios, independendientemente de quien cantase.

Productores visionarios y técnicos de sonido como Phil Spector, Shadow Morton, Tom Dowd de Atlántic Records, y los arreglistas-productores de sellos independiente con su propio estudio como Chess, Stax, y por supuesto Motown, que fueron los lideres del mercado estadounidense de pop, rhythm & blues (r&b) y soul durante los años sesenta, mientras que en Gran Bretaña, George Martin y los Beatles, y por supuesto el legendario Joe Meek, creaban nuevas fronteras en el pop británico.

Y mientras tanto en Jamaica:

A finales de los años 50 la naciente industria discográfica de la isla se concentraba solo en estilos locales como el Mento, el Calypso y el Folk jamaicano, aparte de música Pop de EEUU (y algo de Jazz, música latina y R & B) editada en la isla bajo licencia de otras compañías foráneas.

La primera persona en construir su propio estudio de grabación (bastante rudimentario) fue Stanley Motta, quien se dedicaba a la fotografía, al alquiler de sistemas de megafonía, y a la venta de discos y aparatos eléctricos en sus tiendas en Half Way Tree y la calle Harbour Street en el centro de Kingston.

Descrito como “una sala con un micrófono y un piano”, el estudio de Motta se ubicaba en Hanover Street, y ya en 1951, con la vista puesta tanto en el potencial del turismo como en el mercado local, comenzó a producir una serie de canciones de Calypso y Mento que serían enviadas al Reino Unido para su fabricación, para después (una vez manufacturadas) ser enviadas de vuelta a Jamaica para ser comercializadas en su propio sello llamado MRS (iniciales de Motta’s Recording Studio).

Estas primeras producciones eran registradas directamente en su disc-cutter lathe ( torno corta-acetatos – ver foto adjunta ) que se había comprado en EEUU y funcionaba a a la velocidad de 78 rpm (revoluciones por minuto). En este estudio se grabaron los primeros temas de R&B jamaicano. Cuando se graba en 1959 se graba el dubplate (acetato) original del legendario tema de Derrick Harriott, “Lollipop Girl’’ asi como varios temas de Laurel Aitken.

Alrededor de 1960 Motta abandonó sus actividades en el negocio de la música, al parecer para concentrarse en sus otros negocios y su carrera política.

Otro de los pioneros fue Ken Khouri, quien tambien había adquirido un disc-cutter de 78 rpm ya desde 1949 y llevaba años ofreciendo un servicio de grabaciones particulares en fiestas, acontecimientos y ferias por toda la isla.

Después de varios intentos infructuosos de licenciar sus propias grabaciones jamaicanas de Calypso a diversas compañías estadounidenses, empezó también a prensar discos utilizando los servicios de manufacturadoras del Reino Unido. Se dice que su disco “Mary Had A Little Lamb” (de Hubert Porter) se agotó rápidamente (con una tirada de 5.000 copias), a pesar de que es generalmente reconocido que muy pocos hogares en Jamaica poseían un reproductor de discos (tocadiscos) en aquellos años.

Khouri se percató del potencial del negocio de la venta de discos, y estableció su propio estudio (Federal) y su factoría de prensaje en la King Street, donde se grabarían y manufacturarían discos de música jamaicana local (en el sello Kalypso), así como prensajes locales de sellos norteamericanos bajo contrato de licencia (Khouri tenía en exclusiva sellos como Mercury, por ejemplo). Enseguida otros empresarios le siguieron los pasos: los hermanos Tawari formaron otra empresa manufacturadora llamada Caribbean Recording Co en la legendaria Orange St. (entre sus sellos estaban Caribou, DownBeat y Tropical).

Otros de los productores locales pioneros fueron Chin’s, que grabó 78rpms en su tienda de radios en Church Street (por las noches… cuando estaba vacia), y Alec Dury de la tienda The Times Store, quien editó un álbum de calypsos para venderlos en la sección de discos de su tienda/almacén de muebles.

Scans de www.mentomusic.com

Otro acontecimiento importantisimo que ocurrió de forma paralela y que tendrá una importancia crucial, es el nacimiento a finales de los 40 de un fenómeno exclusivamente jamaicano:  los sound systems, cuyo desarrollo y crecimiento durante la decada de los 50 estaría completamente conectado a la industria discográfica jamaicana.

Continuará…….

Post

Arqueología musical: Recabando información

Posted on 14 Febrero, 2012 in Sin categoría by inyaki

Una de las inevitables consecuencias de nuestro interés por la música Reggae, para quienes provenimos de países alejados de  diáspora jamaicana (con una cultura musical completamente distinta a la idiosincrasia jamaicana), es una interminable búsqueda de información fiable.

Pero nunca ha sido fácil encontrar información fiable y bien documentada sobre la música jamaicana. El problema radica  basicamente en los prejuicios de los medios de comunicación del mainstream que, mas preocupados en la vida, obra y milagros ( y escándalos ! )   de los millonarios artistas de Pop, nunca han valorado la enorme creatividad del Reggae. Nunca lo han considerado suficientemente relevante más allá de media docena de artistas citados  recurrentemente como ejemplos de los artistas más ‘crossover’ ( en el sentido literal de ‘cruzar’ desde su audiencia original a la audiencia de Pop ) y siempre se han limitado a cubrirlo desde un punto de vista informativo y divulgático  limitado al “corta y pega” , abundando en topicazos reduccionistas y datos erróneos por no haberse molestado nunca en corroborar informaciones ( muchas veces proporcionadas por la maquinaria promocional de las disqueras multinacionales ), o al menos  entrevistar a sus verdaderos protagonistas . De ahí que para recabar información o contrastar datos  siempre hemos tenido que buscarnos la vida investigando en fuentes alternativas.

Por otra parte, al otro lado de la barrera, estan los propios músicos, vocalistas  y productores  de Reggae. Los protagonistas del proceso creativo no han facilitado las cosas en absoluto con su legendaria actitud de dejadez, muchas veces combinada con el desconocimiento de la importancia crucial que juega la promoción.  En general se han caracterizado por su falta de interés  en relatar su propia historia.   Hasta mitad de los años 70 la gran mayoría de los discos aparecían sin créditos o información.  Algunas veces incluso peor aún, con los créditos erróneos, incluso el nombre del artista  y/o  el título equivocados.

Por si todo esto fuera poco, la mayor parte de los músicos jamaicanos que he conocido apenas guardan fotos, recortes de prensa o demasiados recuerdos de sus carreras. De hecho, no suelen tener ni sus propios discos…y en varios casos se los he tenido que grabar!

Curiosamente la mayoría de los jamaicanos que conozco no comparten esta “obsesión” porque para ellos es parte de su cultura (han nacido y crecido rodeados de ella) y no necesitan aprenderlo o analizarlo ni mucho menos “comprenderlo”. A muchos amigos jamaicanos no les preocupa leer sobre Reggae ni les pica la curiosidad por saber quien participaba en una grabación determinada o quién lo produjo… bueno, eso sí, me preguntan a mi cuando no se acuerdan de un artista, un título, un sello o un productor. Algo que no deja de tener su ironía. En todo caso este fenómeno tiene su lógica sociológica . Cuando algo forma parte de tu cultura no es nada exótico y lo asumes con naturalidad, sin planteártelo siquiera.

 

Quizás mi interés (un poco de obsesión también, no voy a negarlo) se gestó durante los años en que vivía en Bilbao, donde los pocos que estábamos interesados en la música jamaicana  nos sentíamos frustrados, desinformados y desconectados  de la música que nos apasionaba. Algo que nuestros amigos de otras ciudades sentían también. Siempre estábamos a la espera de que alguien viajara a Londres (o quizás a Holanda o Francia ) para hacerle un encargo y mandarle de expedición a los barrios de Londres ( donde no iban los turistas ) con un listado de discos.  Desde la desconexión más absoluta se estaba gestando asi una generación de devotos del Reggae que aunque teníamos la mala fortuna de vivir distantes de su centro de gravedad, intentaba reunir las  piezas que formaban el complicadísimo rompecabezas musical jamaicano.  Era la época en la que no había compañías aereas de bajo costo ofreciendo vuelos baratos.

Personalmente llevo 34 años coleccionando artí­culos y revistas sobre Reggae. Siempre he devorado con fervor cualquier libro o artículo que me informe y me ayude a entender este fascinante universo musical. Compraba fanzines y revistas de Inglaterra, Jamaica, Canada y Estados Unidos. De vez en cuando también francesas, japonesas y hasta de Finlandia (un país con unas revistas excelentes) a pesar de no entender  esos idiomas. Conseguirlas era a veces bastante difí­cil, era como pertenecer a una secta secreta. No soy un completista para nada, nunca me ha interesado tener todos los ejemplares de cada revista, ni completar ediciones por puro coleccionismo. Simplemente si algo me parece informativo y puedo aprender algo, lo adquiero y si no, lo dejo.  Lo que me interesa es informarme.

Hoy por hoy vivimos en la mejor era para conseguir información. Se han publicado excelentes libros sobre el tema, y algunas biografías  de artistas cruciales como Dennis Brown y sobretodo de Bob Marley (del que al paso que vamos publicará otra biografía más el portero de su equipo de fútbol !). Todavía faltan biografías  del  resto de los artistas mas importantes. En cualquier caso todo esto casi siempre se encuentra solo en inglés.

Pero el cambio con diferencia mas significativo ha sido la popularización de internet. Internet ha cambiado completamente las reglas del juego, no solo es interactivo… también gratis, asestando así un golpe enorme a las editoriales que publicaban las revistas especializadas. Todas las revistas que aparecen en este artículo han desaparecido, y algunos las echamos mucho de menos.

Aun así, abunda la información errónea. En internet hay mucha más cantidad que calidad. Hay más acceso a la información que nunca… ¡pero también mucha más confusión!

Fuentes muy consultadas y consideradas generalmente como fiables como Wikipedia están plagadas de errores. Ahora cualquiera es fan y experto y por tanto se multiplica este problema aún más al ser tan fácil copiar y pegar información con errores, sin hacer la más mínima comprobación de las fuentes usadas. Una situación muy difícil de corregir pero al menos trataremos de aportar nuestro granito  de arena incluyendo aquí­ artículos que reflejan la información que considero la mejor documentada.

Al desaparecer los fanzines y revistas han aparecidos los foros especializados en internet. Yo participo desde hace 12 años en varios foros británicos de Reggae donde he aprendido un sinfín de cosas que desconocía. Allí se encuentran los expertos ( los “connoisseurs”   que dirían en Francia  ), los pesos pesados del coleccionismo, los investigadores más eruditos,  los autores de los libros que utilizamos como referencias. Pero por otro lado, su conocimiento sobre títulos, datos, sellos, números de matrices,… a mi me parece que es muchas veces demasiado académico muy de laboratorio y tiene poco que ver con la realidad del día a día de los músicos que han creado esta música. Personalmente he aprendido mucho más de los propios músicos, hablando con ellos, trabajando y viajando juntos, conversando, tocando música, haciendo unas risas o en algunos casos , acaloradas discusiones.

¡ No todo es buen rollito en este mundo !

Los verdaderos protagonistas del Reggae son los músicos, y a ellos no les preocupan los coleccionistas ni los periodistas de intelecto académico y afilada pluma,  ni los historiadores  musicólogos obsesivos. Su música refleja su vida, sus preocupaciones y sus aspiraciones. Y es al mismo tiempo su trabajo y lo que les da de comer. No analizan su música dentro de un contexto periodístico intelectualoide. ¡No necesitan leer artículos o libros, no necesitan recabar información, ni les preocupa en absoluto la arqueología musical. Pero a mi si.

! Es una afición como otro cualquiera !

Todo esto viene a cuento de una serie de artículos que voy a incluir aquí. Escritos que me han marcado y a los que considero, al menos para mí,  como los mejores documentados  sobre las músicas jamaicanas. Por supuesto, esto no es una ciencia exacta y todo tiene sus cabos sueltos que se pueden completar o incluso interpretar a posteriori. Como dije en la primera entrada, las correcciones son bienvenidas !

Post

Cierre de Dub Vendor. El fin de una era 2

Posted on 5 Diciembre, 2011 in Sin categoría by inyaki

…continua de parte 1

En aquella época no había la posibilidad de escuchar las canciones en internet, ni siquiera había programas de radio de Reggae en Londres aparte de las 2 horas semanales que Rodigan tenía los sábados y otro programa de Radio London los domingos. Aparte de los Sound Systems sólo en las tiendas de Reggae se podían escuchar cientos de temas raros. A veces los escuchaba una vez pero tardé años y años en poder adivinar autores, sellos o volverlas a escuchar de nuevo. Ciertas canciones eran tan raras que sabía de su existencia por artículos o conversaciones, pero eran casi imposibles de conseguir o incluso escuchar fuera de un reducido y exclusivo círculo de coleccionistas o selectores. Algunas canciones descatalogadas tardé 15 años en poder oírlas. Hoy en día  entre Google y Youtube se tarda un minuto! Por entonces aprovechabas cada hora libre para pasarte por una tienda para escuchar música! Un par de horas libres se aprovechaban yendo a una tienda. Maná caido del cielo para un adicto al Reggae!

Y por supuesto siempre memorizaba la famosa lista de discos más vendidos del mes de Dub Vendor. Y la usábamos de referencia para nuestro programa de radio (esta lista adjuntada de éxitos del 86… que recuerdo repasamos casi íntegra en nuestro programa de radio de por entonces)

Uno de mis mayores orgullos ha sido décadas más tarde haber producido discos y encontrarlos en las listas de más vendidos de Dub Vendor y poder verlos en sus paredes, para mí eso era la cima a la que un músico de Reggae podía aspirar. MTV y toda esa mafia de los Grammys nunca me han interesado. Estar en el número 6 de la lista de Dub Vendor significaba muchísimo más para mí!

En mis primeras visitas les pedía bolsas de plástico extras con el famoso diseño del león. Me daban las bolsas con cara de extrañeza porque no sabían lo que significaba para mí y mis amigos de Bilbao tener bolsas de una verdadera tienda de Reggae de Londres!

El dueño de Dub Vendor es John MacGillivray. Un inglés que habla jamaicano como un jamaicano y casi nunca sonríe (me intimidaba un poco al principio, pero una vez que le conoces es muy afable y una gran persona) quie empezó con 19 años vendiendo discos de Reggae en un puesto de un mercadillo callejero junto a su amigo Chris Lane (otro adolescente con un conocimiento enciclopédico del Reggae) quien años después dejaría de trabajar en la tienda para dedicarse a sus producciones y montar el sello Fashion, un sello crucial en la evolución del reggae británico.

Dub Vendor Crew

Los fines de semana las tiendas estaban llenas de fans anónimos y selectores de Sound Systems. Los viernes y sábados no se podía ver ni el mostrador de lo petado que estaba. Debajo de la más grande de sus dos tiendas, la de Clapham Junction, estaba el famoso dubcutting studio (estudio de dubplates con la cotizada máquina cortavinilo de Chris), por donde pasaban todas las estrellas del Reggae.

El mes pasado casi quemaron la tienda en los disturbios acontecidos en Wandsworth ( el barrio donde estaba situada). Se podía ver por la televisión como ardía la tienda de al lado,  causando daños materiales al almacén de Dub Vendor.

Este cierre no es un caso aislado, no es solo el cierre puntual de un negocio relacionado con la musica jamaicana sino un ejemplo más de la crisis de la escena Reggae en Inglaterra donde han cerrado, sólamente en Londres, mas de 50 tiendas de discos especializadas en las últimas décadas.  Un reflejo local de un cambio global con el derrumbe de la industria discográfica.

Para mi el cierre de Dub Vendor simboliza y epitomiza la crisis de la escena. Solo en mi barrio he visto cerrar 5 tiendas de Reggae desde los 80. El descenso de ventas de discos no solo se debe a la crisis de la industria discográfica internacional ( que por supuesto afecta a todos los tipos de música) sufrida tras el impacto de los nuevos formatos digitales. Hay también otro componente socio–demográfico único de la escena británica: el Reggae no es ya la música de la juventud de origen caribeño. El Mercado ha cambiado. La segunda y tercera generación de jamaicanos (nacidos en GB) no están mayoritariamente interesados en nuestra música, esa generación no se identifica con ella sino con otros estilos. Como dice el propio John explicando el motivo del cierre: ”Para los mas jovenes aqui, el Reggae no es nada nuevo. Para ellos es la musica de sus padres, no se identifican con ella como la hacian las generaciones anteriores … El Reggae ha evolucionado en una dirección diferente. En Jamaica la música se ha alejado de lo que la mayoría de la gente en el Reino Unido considera relevante. Nuestra pasión siempre ha sido la venta de música jamaicana. Tenemos que afrontar la realidad actual y ser realistas.”

Este cambio demográfico es un fenómeno único en Inglaterra que abordaré con más detalle en otra ocasión.

Montones de sellos especializados (sellos independientes de pequeños productores) han desaparecido. Estudios más grandes han cerrado mientras los pequeños (semi-caseros) proliferan pero son solo estudios especializados o enfocados a formatos digitales que no pueden grabar bandas con instrumentos tradicionales. A veces no hay ni sitio para meter una bateria!

Hace unas décadas la música jamaicana solo se conocía y distribuía en ciertos países: Jamaica y los países de su diáspora (jamaicana) como GB, EEUU y Canadá, donde había una escena de tiendas, sellos, distribuidoras y por supuesto artistas y bandas. También otros países (sobre todo del Caribe, Europa y África) tenían sus pequeñas escenas.

Hoy por hoy todo ha cambiado con respecto al acceso a la información. Internet ha extendido la información, y el acceso a la música, al último rincón del planeta. Da lo mismo vivir en Tasmania, en Zanzíbar o en Groenlandia para enterarse de lo último del nuevo artista que apareció la semana pasada en Jamaica o Londres, viendo incluso en Youtube su último video clip!

Internet ha democratizado el conocimiento pero también la ignorancia.

Se da la paradoja de que gracias a la tecnología digital, representada por el acceso a internet, la música es más conocida que nunca, pero jamás se han vendido tan pocos discos. La producción de discos de vinilo ha desaparecido prácticamente… en Jamaica! Las fábricas manufacturadoras están cerrando en el país más vinilo–adicto del mundo.

A nivel personal me parece que es una pena para las nuevas generaciones ( post internet ) nunca vivirá n la increíble atmósfera de una tienda de discos de Reggae de Londres en la visita semanal, saludando a los amigos en nuestro reducto Reggae, recomendando canciones, intercambiando información y cotilleos, entre el barullo y ruido tan distinto a lo que ocurre fuera de la tienda.

Un proceso mucho más orgánico, mas auténtico y natural, y también mas gregario de seguir la escena musical. Más lento sin duda alguna pero mucho más humano, más íntimo y personal que hacerlo por Internet. Para la comunidad jamaicana, la tienda de Reggae es también una especie de recóndito club social donde encontrarse con amigos y parientes, un pequeno oasis cálido aislado del frío londinense. En verano las tiendas de Reggae tienden a sacar los baffles fuera y convertirse en proto-sound systems (de hecho así empezaron en Jamaica en realidad, cuando en los años 40 los dueños se dieron cuenta que la gente se quedaba horas escuchando la música y bebiendo). Muchas veces te encontrabas con algún artista o productor famoso por allí distribuyendo sus propios discos (como se vé en películas memorables como Rockers o The Harder They Come ). En tiendas de Londres me he encontrado a Bunny Lee, Niney The Observer, Clive Chin, Frankie Paul, Dennis Brown, Gregory Isaacs, Abyssinians, Michael Rose, David Rodigan, Sean Paul, Luciano, Everton Blender,…

Dub Vendor continuará vendiendo discos, pero solo por internet a partir de ahora. La tienda, el espacio físico donde ir a escuchar y comprar discos, donde socializar y compartir nuestra pasión musical ya no existirá. Sin duda, el fin de una era.

Dub Vendor closing. The end of an era. Part 2

In those days one didn’t have a chance of listening to songs online and there wasn’t much Reggae on the radio apart from the 2 hours weekly Rodigan show and another program on Sundays. Apart from Sounds Systems, record shops were the only place to listen to rare releases.

Sometimes I listened once but it took me years  to guess artist, label orce ven have a chance of listening to the samne track again.

Some tunes were so rare that I only they knew of its existence via reviews  or conversations, but they were almost impossible to find or even listen to them outside a small circle of collectors and selectors. It took me up to 15 years to hear some deleted tunes. Today, using  Google and Youtube it takes a minute! In those day I spent every  spare hour I had checking reggae stores just to listen to music! Manna from heaven for a Reggae addict who wasn’t use to live near shops!

And of course always memorized the famous list of Dub Vendor best selling records of the month . We used it as a reference for our radio show (this list is attached of 87 charts of 87… I remember we reviewed almost complete).

Decades later, one of my greatest satisfactions would be to see tunes I had produced hanging on the walls and in the best sellers chart. To me this was the highest a reggae musician could aspire to MTV and all that Grammys maffia have never been interestedme. Being number 6 on the Dub Vendor chart meant much more for me!

During  my first visits I used to ask then for extra plastic bags with the famous lion design. They gave me a few strange looks, I guess because they couldn’t imagine what it meant to me and my friends from Bilbao to have bags of a genuine London Reggae shop!

The owner of Dub Vendor is John MacGillivray who started with selling records on the market stall as a teenager alongside his friend Chris Lane (another teenager with an encyclopaedic knowledge of Reggae) who years later would leave the shop to concentrate on his musical production career and would establish the Fashion label and studio, mounted seal, a crucial label in the evolution of british reggae.

During weekends, the shops were full of anonymous fans and well-known Sound selectors. On Friday and Saturday one could not see the counter in the packed premises. Underneath the Claphan Junction branch,  the largest of the two stores, Chris’ dubcutting studio was the place to be for Reggae artists and Sound selectors.

Last month that same store was almost burned down in the riots that took place in Wandsworth. We could see on television how the shop next door was destroyed by the fire, causing damage to Dub Vendor too.

This closure is not an isolated case, but one more example of the diminishing Reggae scene in England where in London alone, more than 50 specialized record stores in recent decades.

For me this closure symbolizes and epitomizes the crisis in the Reggae scene. Only in my neighborhood I have seen five Reggae shops closing stores since the 80s. The drop in record sales is not only due to the international crisis of the recording industry (which of course affects all types of music) since the availability of new digital formats. There are also other socio-demographic reasons that are unique to the UK scene where Reggae music is no longer the music of choice of youths of Caribbean origin. The market has changed. The second and third generation Jamaicans (born in GB) are not primarily interested in our music, that generation doesn’t identify with the music like their parent’s generation did. As John himself says, explaining the reason for the closing:

“The kids over here, it’s nothing new to them. Their perception is that it’s their mum and dad’s music and it doesn’t define them in the way it defined previous generations. The music has moved in a different direction. And in Jamaica the music has moved away from where most people in the UK would find it relevant to them. Our passion is in selling music… We’ve got to get real.”

This demographic shift is a unique UK phenomenon that I’ll discuss in more detail at another time.
Lots of small specialized labels have disappeared. Larger recording studios too while smaller homemade proliferate but they are only focused on digital formats that can not record bands with traditional instruments. Sometimes there is no place to put a drumkit!

Decades ago, Jamaican music was only known and distributed only in certain countries: Jamaica and its diaspora (GB, USA and Canada ), where there was a scene of shops, labels, distributors and of course artists and bands. Other countries (especially the Caribbean, Europe and Africa) had their little scenes too.

Today everything has changed with regard to access to information. Internet has spread the information and access to music to the last corner of the planet. It does not matter if you live in Tasmania, in Zanzibar or in Greenland to know about the latest artist that appeared a few weeks ago in Jamaica or London, and you can even watch him on Youtube too!

The paradox is that thanks to digital technology (the accessto the Internet), music is better known than ever before, probably more popular than ever worldwide but… never so few records have been sold.

The vinyl production has virtually disappeared in Jamaica! Pressing plants are closing in the once biggest vinyl releasing country in the world.

On a personal level I think is a shame for future generations (post internet) who will not experience the incredible atmosphere of a Reggae record shop on a regular visit: greeting friends in our Reggae reduct, recommending songs, exchanging information and gossip and hearing the latest releases.

A much more organic, authentic, natural, and also more gregarious way of following the music scene. Definitely slower but much more human, more intimate and personal than using the Net. Many times you would meet a famous artist or producer out there distributing their own records (as seen in memorable films like Rockers and The Harder They Come). In London shops I’ve met in different ocassions some luminaries such as Bunny Lee, Niney The Observer, Clive Chin, Frankie Paul, Dennis Brown, Gregory Isaacs, Abyssinians, Michael Rose, David Rodigan, Sean Paul, Luciano, Everton Blender,…

Dub Vendor will continue to sell records, but only online from now on. The store, the physical space where you go to listen and buy records, to socialize and share our musical passion will no longer be there. No doubt, the end of an era.

Post

Cierre de Dub Vendor. El fin de una era. 1

Posted on 2 Noviembre, 2011 in Sin categoría by inyaki

Quizás quienes no me conozcan en persona ( y mi sentido del humor ) se hayan tomado literalmente lo de la ” reggaeología “! ( “reggaeology”  es un juego de palabras en referencia a la ” ghettology ” del gran Sugar Minott ).

Leo en los comentarios referencias a “aprender”… como si esto fuese un curso académico! No soy ningún profesor. Tampoco soy uno de esos  músicos con una perspectiva limitada por mi profesión ( de hecho ni he estudiado teoría musical ni tan siquiera se  leer música ) y diferente de cualquier otro oyente. Como ya dije ante todo me sigo considerando un fan de la música.

En mi primera entrada quiero rendir un pequeño homenaje a las tiendas de Reggae, lugares donde he pasado miles de horas y lo que significan para mí.

Hace unas semanas cerró, 35 años después de su inaguración, Dub Vendor, la tienda de Reggae más emblemática de Londres. Para mí es un día triste que refleja una desoladora realidad y el fin de una era.

Empecé a comprar discos en Dub Vendor a principios de los años 80 por correo desde Bilbao. Eran mis tiempos de estudiante y de escaso conocimiento sobre el Reggae pero con una inagotable ilusión por conseguir discos originales, escucharlos sin parar y aprender. Años más tarde, cuando vine a Londres por primera vez en 1985 no tenía ningún interés en visitar el Big Ben o el Palacio de Buckingham. Las tiendas de discos de Reggae eran la verdadera Meca para mí! Y Dub Vendor el sítio que más quería visitar.

Por entonces Dub Vendor tenía 2 tiendas. En la de Ladbroke Grove – la tienda pequeña original debajo de las vías del tren – experimenté lo que es una línea de bajo de Reggae por primera vez… buff ! Eso es lo que había leído en revistas pero nunca había “sentido” en mi cuerpo. El legendario Redman estaba sirviendo detrás del mostrador, con su expresión seria, pinchando los últimos discos (nadie los llamaba vinilos aún, eso sería más tarde con la aparición de los CDs) recién llegados de Jamaica. La persona detrás del mostrador cortaba los temas enseguida al pincharlos, no permitía que un tema sonara más de 30 segundos. En ese tiempo los clientes tenían que decidir si les gustaba o no. Si lo querías comprar, levantabas la mano! Toda esto era desde luego una experiencia nueva para mí!

Esa primera visita coincidía con una escena de Reggae que estaba siendo sacudida por un terremoto sonoro llamado “Sleng Teng” y la consiguiente revolución ‘digital’ ( aunque no era realmente digital pero eso lo trataré en otra entrada ). Era el sonido del momento, muy distinto a lo que yo conocía en la desconectada e inexistente escena nacional. Nosotros estábamos todavía empezando a descubrir las extensas discografías de Dennis Brown, Heptones, Big Youth, Augustus Pablo o Gregory Isaacs y aún no teníamos ni idea de nombres como Echo Minott, Papa Levi o Tenor Saw.

Unos años después me fuí a vivir a Londres y la visitaba semanalmente. Repasaba el catálogo mensual al que estaba subscrito (y recibía por correo) donde anotaba lo que quería comprar. Siempre lo que me interesaba y deseaba comprar era más, muchísimo más, que lo que  me permitía mi economía.

Catálogos de Dub Vendor

Según entraba en la tienda miraba con fascinación juvenil las paredes cubiertas de discos (singles de 7”) repasando mentalmente los títulos, los artistas y los distintos diseños (algunos reconocibles enseguida, otros nuevos) de las galletas (labels) de los distintos sellos discográficos. El título escrito a mano con rotulador .

Después llegaba el momento de la difícil decisión: ¿qué comprar con mi limitadísima cantidad de dinero? .Había que decidirse: el nuevo álbum de Frankie Paul o Admiral Tibbet o si no tres recien editados “Pres” (“pre-releases”, o sea, los singles de 7” pulgadas prensados en Jamaica y aún no editados en Inglaterra), que al ser importados son más caros o quizas cuatro singles clásicos de los años 70 reeditados con sus respectivos dubs (en las caras B!) o quizás dos Disco’45s (así se han llamado siempre a los maxi-singles de 12 pulgadas que van a 45 rpm y no a 33 como los álbumes, por tanto con mayor rango dinámico, mejor sonido, pero más caros).

Continuará…….

Tienda de Clapham Junction en los años 80 / Bolsa original de Dub Vendor

Dub Vendor closing. The end of an era. 1

Perhaps those who do not know me in person and aren’t familiar with my my sense of humor have taken literally the “reggaeology” thing! (“Reggaeology” is a pun referring to the great Sugar Minott’s “ghettology”).

I read in the comments some mentions to “learn”…  as if this was a university! I’m hardly a teacher. I’m neither a musician with a limited professional point of view (in fact I never studied music theory and can’t even read music) and different from any other listener. As I said before I still consider myself a music’s fan more than anything else.

In this my first post I want to pay a small tribute to the Reggae shops, places where I have spent thousands of hours, and what they mean to me.

A few weeks ago Dub Vendor, the celebrated London Reggae store, closed after 35 years in bussines. For me it is a sad day which reflects a stark reality and the end of an era.

I started buying records from Dub Vendor in the early 80’s by mail while still leaving in Bilbao. These were student days, very little cash and not much knowledge about Reggae but an endless enthusiasm to buy records and learn. Years later, when I came to London for the first time in 1985, I had no interest in visiting the Big Ben or Buckingham Palace. The Reggae record stores were the real Mecca for me! And Dub Vendor was the place I really wanted to visit ..

Dub Vendor had 2 shops then. At the Ladbroke Grove branch – the original record shack under the train tracks – I experienced for the first time what a reggae bass line sounded like… wow! The legendary Redman was serving behind the counter, his expression looked serious to me, playing the latest releases freshly arrived from Jamaica. Firs thing that surprised me was that the person behind the counter wouldn’t play more than 30 seconds of a record and customers would decide on the spot if they liked it or not. A whole new experience for me!

That first visit coincided with the arrival on the Reggae scene of Sleng Teng. Digital Reggae had shaken the jamaican music scene like a musical earthquake. It was the sound of the moment, very different from what I knew back home in my disconnected out of contact. I was just learning at the time about the extensive discographies of Dennis Brown, Heptones, Big Youth, Augustus Pablo and Gregory Isaacs and had never heard names like Echo Minott, Tenor Saw and Papa Levi.

A few years later I moved to London and tried to visit each week. Always carrying the monthly catalogue  that I was subscribed to (received by mail) where I’d write down what I wanted to buy or listen to. My wants list was invariably more, much more, than what my precarious finances allowed me.

As soon as I entered the premises I looked with a youthful fascination the walls covered with 7” singles, mentally reviewing the titles and artists (handwritten) and the different designs of the many labels (some immediately recognizable while some were new).

Then the time came for the difficult decision: what to buy with my very limited amount of money? Had to decide: Frankie Paul’s latest album or four singles reissued from the 70s (with dub versions on the B sides!) or maybe only three ‘Pres’ (JA presses still not released in England) which where imports and as such more expensive or perhaps two Disco’45s (12 inches).

To be continued…

Post

Reggaeology Corner

Posted on 21 Septiembre, 2011 in Sin categoría by inyaki

EL RINCON DE LA REGGAEOLOGIA

Saludos.

ACR me propuso hace 3 años hacer un blog, y aquí estoy. 
Lo primero de todo es presentarme: soy Iñaki Yarritu, también conocido como ‘Inyaki’ porque en Londres, donde vivo, no conocen la “ñ” así que decidí deletrearlo de esta forma para que pudieran pronunciarlo de una forma comprensible. ¡Hasta entonces me llamaban de todo!

Descubrí el Reggae en 1978 cuando vivía en Bilbao. Escuché a Bob Marley & The Wailers y me marcó para siempre, literalmente, me cambió la vida. Empecé inmediatamente a interesarme por todo lo que había detrás de esta música que a mi me sonaba tan extraña y diferente. Aparentemente simple, pero en realidad muy compleja .

Eran otros tiempos, entonces no había ni discos ni información, y aparte de un par de amigos, ni siquiera conocía a alguien que escuchara música jamaicana. No había nada de nada, por supuesto ni un solo grupo de Reggae o Ska. ¿Sound Systems?…. ¡No sabíamos ni lo que eran! Desde entonces conocer todo lo posible sobre esta música ha sido
mi gran pasión (y a veces obsesión).

En estos más de 30 años he participado en varios proyectos relacionados con el Reggae. 
Siempre he pensado que si no te convence lo que hay, pues…. hazlo tú mismo! Así que hartos de no poder escuchar “nuestra música” en ninguna emisora de radio empezamos en el año 85 Reggae Rocking, programa de radio pionero. Unos años después, ante la falta de conciertos, montamos una promotora para traer artistas a actuar y promocionar el Reggae (hace 20 años ya). Eramos bastante jóvenes y entusiastas. Queríamos dar a conocer lo que para nosotros era la mejor música del mundo mundial!…. ya que (casi) nadie se había enterado de que existía!

Personalmente, supuso un gran cambio pasar al otro lado de la barrera, o sea pasar de ser un fan absoluto y bastante idealista (e ingenuo, la verdad) a ver la parte ‘profesional’ del negocio, un océano por donde a veces habitan los tiburones y la hipocresía. Algunas experiencias me abrieron los ojos. Por primera vez ví a los artistas como personas de carne y hueso con los mismos defectos y virtudes que el resto de los mortales y a menudo nada que ver con mis ideas preconcebidas sacadas de las fotos que veía en las portadas de los discos y las letras de sus maravillosas canciones.

En 1987, tras varias visitas, me vine a vivir a Londres. Un paraíso musical comparado a la falta de escena de mi País. 
Y yo que hasta entonces me creía que sabía tanto… ¡qué equivocado estaba! Inglaterra era otro mundo. Me di cuenta de que era un ignorante en comparación a los que de verdad saben del tema. Aquí tuve la suerte de contactar con coleccionistas, periodistas y verdaderas enciclopedias de la música jamaicana. Tuve
 acceso a información y discos que ni sabía que existían. Básicamente me di 
cuenta de que yo solo conocía la punta del iceberg y no me había enterado del 90%. 
Y aún más significativo fue conocer en persona a importantes 
músicos y artistas.

Me incorporé a la vibrante y bulliciosa escena de Reggae de Londres ( siempre he vivido en el sur de Londres por la zona de Brixton ), una escena de la que me siento parte y donde tengo la gran mayoría de mis influencias, colaboradores y maestros de los que tanto he aprendido.
Vi nacer la escena del llamado UK Steppers ( también llamado UK Dub ) de Londres y la llegada de las producciones digitales con el cambio generacional que renovó en parte a la audiencia. Aparte he trabajado en tiendas de discos especializadas en música jamaicana durante 15 años.

También soy músico y productor. Empecé a hacer música a finales de los 80, y desde entonces he colaborado con cientos de músicos jamaicanos o londinenses. He tocado en una docena de bandas y backing bands de Reggae  por Europa. Pero en realidad este blog no tendrá nada que ver con mi carrera musical, no viene a cuento. (si a alguien le interesa puede encontrar información aquí: www.facebook.com/basquedubfoundation)

Todas estas experiencias me han permitido conocer en persona a bastantes de mis heroes musicales (algunos incluso son amigos desde hace años), incluso he acabado tocando, de gira o produciendo a muchos de ellos, algo que jamás soñé siendo un quinceañero fanático del Reggae en Bilbao. Poco a poco lo que empezó como una  pasión de adolescente se convirtió en mi vida profesional. Pero a pesar de mis actividades profesionales  me sigo considerando ante todo un fan de la música jamaicana.

Todos somos una consecuencia de la época en la que vivimos, de cuando y donde nacemos y de las circunstancias que nos afectan. Me considero parte de la escena londinense y en parte consecuencia de esa influencia. Por otro lado, por mis experiencias personales, estoy en los 2 lados de la barrera lo cual me ha dado perspectivas distintas, y desde luego ha influido en mis puntos de vista.

Bueno, pues después de todo este rollazo (¡mi vida 
y milagros!)… ¿De qué va a tratar este blog?

Pues un poco de todo: entrevistas y artículos que he ido haciendo desde los 80, de algunas de mis experiencias y anecdotas ( ¡ aunque muchas se quedaran en el tintero ya que no son aptas para ser mencionadas en un medio público !) combinado con dosis de musicologia y traducciones de artículos de prestigiosos amigos “reggaeologos”, pero siempre desde un punto de vista ‘musical’. Me explico: desde hace 33 años he coleccionado información sobre la música jamaicana y en muchos casos se dedica más tiempo a factores que influyen en la musica que a a la música en si.

Factores socio-políticos, diferente conceptos de espiritualidad, análisis histórico, modas, tribus urbanas,… todos ellos condicionantes importantes que por supuesto influyen, pero al final la música es música y la hacen los
 músicos. Si no hubiera músicos no habría Mento, sound systems, estudios, 
 de grabación, productores, Ska, Rock Steady, Reggae, Dub, Dancehall..… Si no hubiera músicos, no estaríamos aquí (yo escribiendo y ustedes leyendo). Así de simple.

Todos los análisis intelectualoides de pseudo-críticos que se quieran hacer nunca explican ni la música que oímos en los discos ni porque suenan así. La gran mayoría de los que escriben sobre Reggae nunca han hecho música, una contradicción en mi 
opinión.

No soy precisamente un Cervantes o un García Marquez (la destreza literaria no es una de mis cualidades) y mucho menos cuando se trata de describir algo tan insondable como la música Reggae. Habrá sin duda faltas de ortografía y afrentas al diccionario ( lo cual no me preocupa en absoluto por cierto! ). Si se me entiende, me doy por satisfecho. No soy por naturaleza demasiado organizado pero intentaré darle cierta regularidad a este blog.

Este blog será bilingüe: en castellano y en inglés. Las entradas en español las traduciré al inglés y viceversa. Lo que sí procuraré es no abusar de palabras o frases en inglés (o jamaicano) cuando escriba en castellano, a no ser de que sean intraducibles. No me gusta mezclar idiomas, cada uno tiene su personalidad y sus expresiones castizas.

Por último, nunca he hecho un blog en internet anteriormente. A diferencia de un cuaderno de bitácora a la vieja usanza este es un medio interactivo y participativo. Aquí habrá comentarios de los lectores. Sinceramente, no me preocupa en absoluto el no tener comentarios positivos, prefiero aun más las correcciones. Si a alguna gente  le parece interesante leerlo y además yo aprendo también, todavía mejor…… tarea cumplida! La verdadera sabiduría consiste en saber que se sabe lo que se sabe y también en saber que no se sabe lo que no se sabe y apreciar lo que se puede aprender.

REGGAEOLOGY CORNER

Greetings.

3 years ago ACR asked me to do a blog, and here it is.

First of all let me introduce myself: I am Iñaki Yarritu, also known as ‘Inyaki’. In London, where I live, they aren’t familiar with the letter “ñ” so I decided to spell it that way to make it easier to be pronounced in a comprehensible way. Until then I was called all kind of things!

I discovered Reggae music in 1978 while living in Bilbao, my hometown. I heard some Bob Marley & The Wailers music for the first time and it left a deep impression on me forever, literally it changed my life. Immediately I started to get interested in all that was behind this music that sounded so different and strange to me. Seemingly simple, yet so complex. Those were different times indeed. Back then there were no recordings or information available to me, and apart from a couple of friends, I didn’t even know anybody into jamaican music. There was absolutely no scene at all over there,  not a single Reggae or Ska band around either.  Sound Systems?… We didn’t even know about then! Since then knowing as much as I could about this music has been my passion (and sometimes obsession).

In these last more than 30 years I’ve been involved in several Reggae related ventures. I’ve always believed that if you’re not satisfied with how things are around you then… do it yourself! So fed up  of not being able to hear it on any radio stations we started in 1985 our own programme Reggae Rocking . A few years later, in the absence of concerts, we set up a live events agency promoting Reggae shows and bringing international artists to perform (recently we celebrated 20 years of that). Those were a pioneering effort in our country back then. We were quite young and enthusiastic. We wanted to spread out what for us was the best music in the world since (almost) no one had even heard of its existence!

On a personal level, it was a big change to be on the other side of the fence, I mean from being a hardcore and rather idealistic fan (and naive to be honest) to seeing the ‘professional’ business side, an ocean where sometimes sharks roam and hypocrisy flourishes. Some experiences were a real eye-opener. For the first time I saw artists as human beings made of the same flesh and blood and with the same virtues and flaws as the rest of the mortals. Often nothing to do with my preconceived ideas drawn from the album covers’ pictures and the lyrics of their wonderful songs.

In 1987, after several visits, I moved to London. A musical paradise compared to the lack of scene in my country.

Until then I thought I knew so much… How wrong I was! England was another world. I realized that I was a complete ignoramus compared to those who really knew their Reggae. Here I was fortunate to link up with collectors, journalists and true Jamaican music encyclopaedias. I had access to information and recordings that I didn’t even knew existed. Basically I realized that what I knew was only the tip of the iceberg and I had not heard of the 90% below the surface. Even more significant was to meet artists and musicians in person. I got involved in the vibrant and lively London Reggae scene ( I have always lived in the Brixton/ South London area), a scene that I feel part of and where I’ve met the vast majority of my teachers, collaborators and influential people who I have learned from.

I am also a musician and producer. I started making music in the late 80’s and have since worked with hundreds of Jamaican and London musicians having played in a dozen backing bands. touring Europe.  But in reality this blog has nothing to do with my music career, is beside the point.( if anyone is interested info can be found here: www.facebook.com/basquedubfoundation)

All these experiences have allowed me to know in person many of my musical heroes (some  have become friends). I even ended up playing, touring or producing many of them, something I couldn’t have dreamt of in my wildest dreams as a teenage Reggae fan in Bilbao. Gradually, what began as a teenage passion became my career. But despite my professional activities I still consider myself first and foremost a Reggae fan.

We are all a consequence of the era in which we live in, when and where we are born and the circumstances that affect us. I consider myself part of the London scene and partly a consequence of that influence. Besides, my personal experience on the 2 sides of the musical fence has given me different perspectives, and certainly has influenced my views.

Well, enough of my boring life story! So, what’s this blog gonna be about? 
A bit of everything really: partly about my experiences, there will also be a dose of musical archaeology, some interviews and articles I’ve been doing since the 80s, translations of articles by prestigious “reggaeologist” friends and some anecdotes but my perspective is mainly from a ‘musical’ point of view. I mean, during the last 3 decades I have collected information about Jamaican music and in many cases more time is spent on factors influencing the music than the music itself. All kind of socio-political factors, different concepts of spirituality, historical analysis, fashion, urban tribes,… are over-mentioned in their influencing, but at the end of the day music is music and is made by musicians. Without musicians there would be no Mento, sound systems, studios, producers, Ska, Rock Steady, Reggae, Dancehall,…

If there were no musicians, I wouldn’t be here writing this and you reading it. It’s that simple. 
All the intelectual analysis of pseudo-critics in the world will never explain the music we hear and why recordings sound the way they do.
 The vast majority of those who write about Reggae have never made music themselves, that’s a contradiction in my opinion.

This blog will be bilingual: both in spanish and english. I’m not exactly a Shakespeare or Dickens ( literary skill is hardly one of my qualities ) and much less when it comes to describing something as unfathomable as Reggae music. There will undoubtedly be misspellings and affronts to the dictionary (which by the way does not bother me at all!). If I am understood, I’ll be satisfied. I am not very  organized by nature, but I will try to post on this blog with some sort of regularity.

Finally, I’ve never done an internet blog before. Unlike an old fashioned log-book or a diary, the Net is interactive and as such there will be comments from some readers. Although, in all honestly, I do not mind at all not having positive comments, I would prefer corrections. If someone enjoys reading this and I learn something too, well…. task accomplished! True wisdom lies in knowing that one knows what one knows and also knowing that one doesn’t know what one doesn’t know!