Post

Arqueología musical: Recabando información

Posted on 14 Febrero, 2012 in Sin categoría by inyaki

Una de las inevitables consecuencias de nuestro interés por la música Reggae, para quienes provenimos de países alejados de  diáspora jamaicana (con una cultura musical completamente distinta a la idiosincrasia jamaicana), es una interminable búsqueda de información fiable.

Pero nunca ha sido fácil encontrar información fiable y bien documentada sobre la música jamaicana. El problema radica  basicamente en los prejuicios de los medios de comunicación del mainstream que, mas preocupados en la vida, obra y milagros ( y escándalos ! )   de los millonarios artistas de Pop, nunca han valorado la enorme creatividad del Reggae. Nunca lo han considerado suficientemente relevante más allá de media docena de artistas citados  recurrentemente como ejemplos de los artistas más ‘crossover’ ( en el sentido literal de ‘cruzar’ desde su audiencia original a la audiencia de Pop ) y siempre se han limitado a cubrirlo desde un punto de vista informativo y divulgático  limitado al “corta y pega” , abundando en topicazos reduccionistas y datos erróneos por no haberse molestado nunca en corroborar informaciones ( muchas veces proporcionadas por la maquinaria promocional de las disqueras multinacionales ), o al menos  entrevistar a sus verdaderos protagonistas . De ahí que para recabar información o contrastar datos  siempre hemos tenido que buscarnos la vida investigando en fuentes alternativas.

Por otra parte, al otro lado de la barrera, estan los propios músicos, vocalistas  y productores  de Reggae. Los protagonistas del proceso creativo no han facilitado las cosas en absoluto con su legendaria actitud de dejadez, muchas veces combinada con el desconocimiento de la importancia crucial que juega la promoción.  En general se han caracterizado por su falta de interés  en relatar su propia historia.   Hasta mitad de los años 70 la gran mayoría de los discos aparecían sin créditos o información.  Algunas veces incluso peor aún, con los créditos erróneos, incluso el nombre del artista  y/o  el título equivocados.

Por si todo esto fuera poco, la mayor parte de los músicos jamaicanos que he conocido apenas guardan fotos, recortes de prensa o demasiados recuerdos de sus carreras. De hecho, no suelen tener ni sus propios discos…y en varios casos se los he tenido que grabar!

Curiosamente la mayoría de los jamaicanos que conozco no comparten esta “obsesión” porque para ellos es parte de su cultura (han nacido y crecido rodeados de ella) y no necesitan aprenderlo o analizarlo ni mucho menos “comprenderlo”. A muchos amigos jamaicanos no les preocupa leer sobre Reggae ni les pica la curiosidad por saber quien participaba en una grabación determinada o quién lo produjo… bueno, eso sí, me preguntan a mi cuando no se acuerdan de un artista, un título, un sello o un productor. Algo que no deja de tener su ironía. En todo caso este fenómeno tiene su lógica sociológica . Cuando algo forma parte de tu cultura no es nada exótico y lo asumes con naturalidad, sin planteártelo siquiera.

 

Quizás mi interés (un poco de obsesión también, no voy a negarlo) se gestó durante los años en que vivía en Bilbao, donde los pocos que estábamos interesados en la música jamaicana  nos sentíamos frustrados, desinformados y desconectados  de la música que nos apasionaba. Algo que nuestros amigos de otras ciudades sentían también. Siempre estábamos a la espera de que alguien viajara a Londres (o quizás a Holanda o Francia ) para hacerle un encargo y mandarle de expedición a los barrios de Londres ( donde no iban los turistas ) con un listado de discos.  Desde la desconexión más absoluta se estaba gestando asi una generación de devotos del Reggae que aunque teníamos la mala fortuna de vivir distantes de su centro de gravedad, intentaba reunir las  piezas que formaban el complicadísimo rompecabezas musical jamaicano.  Era la época en la que no había compañías aereas de bajo costo ofreciendo vuelos baratos.

Personalmente llevo 34 años coleccionando artí­culos y revistas sobre Reggae. Siempre he devorado con fervor cualquier libro o artículo que me informe y me ayude a entender este fascinante universo musical. Compraba fanzines y revistas de Inglaterra, Jamaica, Canada y Estados Unidos. De vez en cuando también francesas, japonesas y hasta de Finlandia (un país con unas revistas excelentes) a pesar de no entender  esos idiomas. Conseguirlas era a veces bastante difí­cil, era como pertenecer a una secta secreta. No soy un completista para nada, nunca me ha interesado tener todos los ejemplares de cada revista, ni completar ediciones por puro coleccionismo. Simplemente si algo me parece informativo y puedo aprender algo, lo adquiero y si no, lo dejo.  Lo que me interesa es informarme.

Hoy por hoy vivimos en la mejor era para conseguir información. Se han publicado excelentes libros sobre el tema, y algunas biografías  de artistas cruciales como Dennis Brown y sobretodo de Bob Marley (del que al paso que vamos publicará otra biografía más el portero de su equipo de fútbol !). Todavía faltan biografías  del  resto de los artistas mas importantes. En cualquier caso todo esto casi siempre se encuentra solo en inglés.

Pero el cambio con diferencia mas significativo ha sido la popularización de internet. Internet ha cambiado completamente las reglas del juego, no solo es interactivo… también gratis, asestando así un golpe enorme a las editoriales que publicaban las revistas especializadas. Todas las revistas que aparecen en este artículo han desaparecido, y algunos las echamos mucho de menos.

Aun así, abunda la información errónea. En internet hay mucha más cantidad que calidad. Hay más acceso a la información que nunca… ¡pero también mucha más confusión!

Fuentes muy consultadas y consideradas generalmente como fiables como Wikipedia están plagadas de errores. Ahora cualquiera es fan y experto y por tanto se multiplica este problema aún más al ser tan fácil copiar y pegar información con errores, sin hacer la más mínima comprobación de las fuentes usadas. Una situación muy difícil de corregir pero al menos trataremos de aportar nuestro granito  de arena incluyendo aquí­ artículos que reflejan la información que considero la mejor documentada.

Al desaparecer los fanzines y revistas han aparecidos los foros especializados en internet. Yo participo desde hace 12 años en varios foros británicos de Reggae donde he aprendido un sinfín de cosas que desconocía. Allí se encuentran los expertos ( los “connoisseurs”   que dirían en Francia  ), los pesos pesados del coleccionismo, los investigadores más eruditos,  los autores de los libros que utilizamos como referencias. Pero por otro lado, su conocimiento sobre títulos, datos, sellos, números de matrices,… a mi me parece que es muchas veces demasiado académico muy de laboratorio y tiene poco que ver con la realidad del día a día de los músicos que han creado esta música. Personalmente he aprendido mucho más de los propios músicos, hablando con ellos, trabajando y viajando juntos, conversando, tocando música, haciendo unas risas o en algunos casos , acaloradas discusiones.

¡ No todo es buen rollito en este mundo !

Los verdaderos protagonistas del Reggae son los músicos, y a ellos no les preocupan los coleccionistas ni los periodistas de intelecto académico y afilada pluma,  ni los historiadores  musicólogos obsesivos. Su música refleja su vida, sus preocupaciones y sus aspiraciones. Y es al mismo tiempo su trabajo y lo que les da de comer. No analizan su música dentro de un contexto periodístico intelectualoide. ¡No necesitan leer artículos o libros, no necesitan recabar información, ni les preocupa en absoluto la arqueología musical. Pero a mi si.

! Es una afición como otro cualquiera !

Todo esto viene a cuento de una serie de artículos que voy a incluir aquí. Escritos que me han marcado y a los que considero, al menos para mí,  como los mejores documentados  sobre las músicas jamaicanas. Por supuesto, esto no es una ciencia exacta y todo tiene sus cabos sueltos que se pueden completar o incluso interpretar a posteriori. Como dije en la primera entrada, las correcciones son bienvenidas !